lunes, 11 de junio de 2012

Abre la muralla. Carlos ARENAS POSADAS

   Por Carlos ARENAS POSADAS
¿Qué tienen los suecos, los fineses, los holandeses, los navarros, los riojanos que no tengamos nosotros los andaluces? Tienen mayores niveles de renta, de bienestar, niveles educativos superiores, mayores ratios de inversión per cápita, más lectores de libros y espectadores de teatro,  tasas de paro mucho más bajas, etc. ¿Qué tenemos nosotros que no tengan ellos? Gracia pajolera, más sol, manzanilla, más comparsas, rocíos, semanas santas, bandas de cornetas y tambores a gogó, etc. ¿Qué podemos ofrecerles? Nada; incluso dudo de que les interese lo que a nosotros nos sobra. Si acaso, cuando ponemos nuestro acerbo en el escaparate on-line, vienen por un tiempo corto a verificar lo que se dice de nuestra belleza moruna y de la manera carpetovetónica de hacer las cosas, pagan su óbolo al  tour-operador, y se van.

   ¿Por qué ellos han llegado a ser más ricos mientras  nosotros seguimos dependiendo de la mascarada? Preguntados ciudadanos y ciudadanas de esos que los reporteros buscan en las calles donde se instalan Zara y Mango dirían en un 50 por ciento que la causa es del clima que invita al ocio; un 30 por ciento que la gente es mucho más abierta y simpática; un 15 por ciento haría referencia a las tradiciones. El otro 5 por ciento se repartiría entre los que en la universidad, en concreto en la facultad de ciencias económicas y empresariales, han aprendido aquello de la especialización productiva, la economía extravertida,  la productividad aparente del trabajo, los menores valores añadidos de nuestro tejido productivo,  los elevados costes de transacción de una economía inclinada desde siempre a la especulación y a la búsqueda de rentas, etc. Es decir; la culpa es de la estructura económica. El que conozca  a la tal estructura económica que me la presente para que le pueda cantar las cuarenta.

En serio; la gran diferencia entre los pueblos citados más arriba y nosotros es que ellos han tenido un acceso más igualitario y democrático a los recursos, al capital en todas sus manifestaciones: capital físico o financiero; capital humano, capital social, capital político.
Fuente:


Carlos Arenas  
Carlos ARENAS POSADAS.
Doctor en Historia; Catedrático E.U. del área de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Sevilla; ex decano de la Facultad de Ciencias del Trabajo. Su labor investigadora ha versado sobre temas relativos a la economía, la empresa y las relaciones laborales. Actualmente trabaja en una síntesis interpretativa de la historia y las instituciones del capitalismo andaluz.