martes, 18 de octubre de 2011

De Rota en derrota hasta la masacre final. Juan José Téllez.

De Rota en derrota hasta la masacre final.
Artículo del escritor Juan José Téllez.10 oct 2011. Público
www.juanjosetellez.com/

Impasible el ademán, Mr. Marshall sigue cruzando por Rota. ¿Dónde están tus huertos, tu melón, tu calabaza?, preguntaba Alberti desde el exilio cuando el salvador de España subarrendaba la península ibérica al Pentágono. Era 1953 y Franco salió de la autarquía del brazo de la Santa Sede y de Yankee Doodle Dandee, entre bombas en Palomares y leche en polvo. Los marines salían de francorrida en los 60 por un mapa de güisquerías que, por malo que fuera el ron como canta Javier Ruibal, abarcaban desde Morón a Torrejón y a Zaragoza o la Bahía de Cádiz. Las licencias de taxis se multiplicaban para llevar y traer a los mamporreros de los Polaris.

Fuimos tan anti-Otan que nos hicieron a la fuerza más pro-Otan que nadie. Frente al ruido de sables, el sablazo de los ruidos de los Harrier sobrevolando Doñana. El cambio fue un cambiazo. Zapatero se mira en Felipe: ambos se traicionan a sí mismos y a sus votantes, por la jurisprudencia penal de los intereses de Estado. En los 80, seguíamos viviendo en una huerta atómica, con Miguel Ríos. Pero bombardeábamos Sirte a las órdenes de Reagan con el mismo denuedo con que ahora machacamos a la Libia de Gadaffi en apoyo de las petroleras europeas.
Todas las guerras pasaron por aquí o por Gibraltar. Las bolsas negras pasaban pronto de los telediarios a los hangares del sur de España. Los vuelos secretos de la CIA cruzaron sobre Baleares y Rota rumbo a la infamia de Guantánamo. Fuimos un poco Kabul, un poco el Bagdad del trío de las Azores. Ahora, seremos escudo antimisiles para el Capitán América. Como si pretendieran convencernos de nuevo de que los yihadistas no sólo tienen mala hostia sino armas de destrucción masiva. Como si fuéramos a creernos que Irán o que Corea tienen capacidad suficiente para bombardear Oregon pasando por Getafe. Y nos vendemos por un puñado de dólares o por un puñado de empleos. El bueno, el feo y el malo acribillan nuestros sueños. Hay una España que desconfía de sus colt y hay otra que se pirra por limpiarles las botas. De Rota en derrota. Hasta la masacre final.


Viñetas de El Roto, Azagra, Peridis y Eneko.