lunes, 3 de enero de 2011

El Castillo de San Jorge. Museo de la Inquisición. Sevilla.

El Castillo de San Jorge.
Museo de la Inquisición. Sevilla.

Desde 1481 hasta 1785 el castillo de San Jorge fue sede de la Inquisición en España e icono de esta institución en Europa. Los hechos acontecidos en San Jorge encuentran reflejos en procesos totalitarios sucedidos a lo largo de nuestra historia pasada, incluso en el presente...

El castillo de San Jorge es un espacio de reflexión donde tú eres el protagonista. Este centro trata de explicar cómo funcionaba la Inquisición y el propio castillo. Los dos campos temáticos, por razones de oportunidad o de estrategia expositiva, van a veces unidos en el discurso. Pero también trata de hacer un razonamiento radicalmente contemporáneo en el que se actualizan conceptos intemporales como la represión, el fanatismo y la intolerancia. Se trata, en definitiva, de traspasar las enseñanzas que nos ofrece el hecho histórico a las motivaciones y preocupaciones de la sociedad presente.

http://turismo.sevilla.org/paginas_es/patrimoniomonumentalficha.asp?idpatrimonio=294


La Inquisición en Sevilla.-
Sevilla fue la capital espiritual de la Santa Inquisición en España, estableciéndose en 1480 y donde ya se conocen casos de condena del tribunal en 1481, año en el que fueron quemadas en la hoguera más de 2000 personas. En 1520, el número de condenados superó los 30.000, de estos unos 4000 condenados a la hoguera.

Fue en la actual Iglesia de la Magdalena, erigida a fines del S. XVII sobre la misma planta de la antigua iglesia del convento de San Pablo el Real de los dominicos, que fue la primera sede de la Inquisición en Sevilla, establecida por los dominicos Fray Miguel de Morillo y Fray Juan de San Martín.

De aquel oscuro periodo histórico de la ciudad, aun se conserva en sus muros el fresco pintado por Lucas Valdés que representa un auto de fe y a un hereje que es conducido al quemadero identificado tradicionalmente con Diego López Duro, un mercader de Osuna (Sevilla), de origen portugués, que fue quemado vivo por delitos de judaísmo el 28 de octubre de 1703. Por ello esta pintura se conoce como El Suplicio de Diego Duro.

El alto número de presos y presuntos herejes o infieles hizo que aquel primer recinto del Convento de San Pablo se quedara pequeño, por lo cual se tuvo que pensar en habilitar una nueva sede. Siendo Inquisidor General de España Don Fernando Valdés, cardenal arzobispo de Sevilla, en el margen del Guadalquivir, junto al arrabal de Triana, estaba el Castillo de San Jorge, que fue edificado sobre los restos de una antigua fortaleza árabe, y que contaba con 26 cárceles secretas, las cuales eran calificadas por el mismísimo Santo Oficio en el S. XVII como "antros de horror, hediondez y soledad".

Estas estaban orientadas al Altozano, a la calle San Jorge y a la calle Castilla. Dentro del castillo se encontraba también la Iglesia de San Jorge, primitiva parroquia de Triana. La Inquisición estuvo establecida en el castillo desde 1481 a 1785, comenzando las actuaciones desde este en 1482 y utilizando para realizar sus autos de fe, primero las gradas de la Catedral, y más tarde en la Plaza de San Francisco, aunque la mayoría tuvieron lugar en la iglesia de Santa Ana, además de la de San Marcos y en el convento de San Pablo.

Conocer Sevilla. Seguir leyendo...