jueves, 12 de agosto de 2010

Iglesias gótico-mudéjares de Sevilla. Paseando por Sevilla.


Iglesias gótico-mudéjares de Sevilla.

Paseando por Sevilla.

> INTRODUCCIÓN
La ciudad de Sevilla llegó a tener una importancia excepcional durante la Edad Media, y una gran población, pues no en vano fue elegida en 1172 en Al-Andalus como sede para la capitalidad del Imperio de los Almohades, una poderosa tribu del norte de África que toma el relevo en el mando sobre el territorio conquistado en la península Ibérica durante los siglos XII y XIII.
El perímetro urbano de Sevilla era ya muy extenso en 1248, año en el que se produce su reconquista por las tropas cristianas al mando de Fernando III El Santo, quien a su entrada encontraría una gran ciudad con un notable número de mezquitas que se distribuían por todo su interior. Estas mezquitas en un primer momento y como medida de urgencia fueron consagradas de inmediato al culto cristiano para el uso de la población resultante tras el Repartimiento, el nuevo marco social y político surgido a partir de la toma de la ciudad.


Con el tiempo las mezquitas se irían reemplazando paulatinamente por nuevas iglesias cristianas, en un momento todavía poco apropiado para acometer costosas empresas constructivas, por lo que se aprovecharía parte de las construcciones anteriores, así como de la abundante mano de obra existente en su población mudéjar -la población de origen musulmán que decide convertirse al cristianismo para no ser expulsada de la ciudad-.
Aparece así un nuevo tipo de iglesias, las gótico-mudéjares, un valioso mestizaje que combina la tradición
islámica local con el arte gótico que aportan los vencedores venidos principalmente de Castilla.
Son iglesias pequeñas y modestas que se levantan desde la segunda mitad del siglo XIII y hasta el siglo XV, y de las que afortunadamente quedan muchos buenos ejemplos, anque algunos muy modificados por distintas transformaciones realizadas a lo largo de los siglos y hasta nuestros días.
Emparentadas con otro grupo similar, el de las
Iglesias Fernandinas surgido en Córdoba en condiciones similares, las iglesias gótico-mudéjares de Sevilla cuentan con unas características propias que las hacen fácilmente reconocibles.

de Enciclopedia Universal Libre en español.
Seguir leyendo...

Páginas sobre las Iglesias góticas-múdejar...

Iglesias Mudejar y góticas de Sevillla (Enlaces)

Ábside y torre de San Pedro.
Iglesia de Santa Marina, una de las más representativas por aparecer como menos modificada. Destaca su espectacular torre almenada.
Iglesia de San Marcos, excelente ejemplar gótico-mudéjar. Su esbelta torre y su portada, ambas decoradas con sebka, son de las más completas.
Iglesia de Omnium Sanctorum, de las más antiguas de la ciudad (siglo XIII), con dos interesantes portadas, ábside almenado y torre mudéjar.
Iglesia de San Esteban, recientemente rehabilitada, tiene la que posiblemente sea la mejor portada gótico-mudéjar de Sevilla.
Iglesia de Santa Catalina, conserva un tramo de muro curvo de ladrillo con decoración de arquillos polilobulados y una espléndida torre.
Iglesia de San Pedro. Con modificaciones, presenta una gran torre, la segunda en altura de Sevilla, de elegantes ventanas mudéjares.
Iglesia de San Andrés, Modificada, posee una sencilla portada gótica a los pies y una interesante bóveda nervada en el ábside.
Iglesia de San Isidoro. Muy reformada, con capilla mudéjar, bello artesonado y torre-fachada gótico-mudéjar a los pies con interesante gablete.
Iglesia de San Juan de la Palma. Modificada, conserva una interesante portada a los pies con arcos interior y exterior labrados en punta de diamante.
Iglesia de San Lorenzo, de finales del siglo XIII, reformada y ampliada. Con torre-fachada e interesantes artesonados.
Iglesia de San Vicente, ampliada con intervenciones de siglos posteriores, conserva su portada gótica a los pies.
Iglesia de San Román, del siglo XIII, una de las más antiguas de la ciudad. Interesante portada a los pies y revestidos de azulejos en su interior.
Iglesia de San Gil, con su estructura interna original.
Iglesia de San Julián, muy modificada por las reformas.
Iglesia de Santiago, muy transformada por numerosas reformas.
Iglesia de San Sebastián, situada a extramuros.

Iglesias de Omnium Santorum, Santa Catalina, Santa Marina y San Marcos